Y así quedó el anciano rey, por haber desperdiciado toda su vida, sin vivirla como debe ser. No hay que adelantar las cosas, todo llega a su momento. Es lo que nos invita reflexionar en este cuento. Léelo a tus hij@s, y usa tu imaginación para enseñarle mediante este cuento, el valor del tiempo.

leer más