Este relato, te enseña lo que es realmente importante

Ago 13, 2018 | 0 Comentarios

Era por la mañana cuando Aika salió de su casa para recoger unos troncos de leña que tenía en el porche de la vivienda. Entonces vio a tres místicos ya ancianos sentados en la calle. La mujer pensó que debían de estar hambrientos y decidió que les invitaría a desayunar. Tras hacerlo, uno de ellos le dijo que no podían entrar en la casa si no eran invitados por ella y su marido.

-Él no llegará hasta la noche, está en los bosques recogiendo frutos y luego tiene que ir a pescar al río.

-Bien, pues le esperaremos –respondió el anciano.

Pasaron las horas y al mediodía ya estaba nevando. Aika miró por la ventana y vio que los tres hombres seguían frente a la casa, sentados en el suelo, esperando. Salió para invitarles a entrar y que comieran con ella, pero la respuesta fue la misma que por la mañana: “Solo podemos entrar al ser invitados por ambos miembros de la casa”.

Al anochecer, cuando su esposo, Kichiro, llegó a casa, Aika le contó lo que había ocurrido.

-Voy a decirles que ya estoy en casa y que les invitamos a cenar –dijo el hombre mientras salía por la puerta de la vivienda. Se dirigió a los forasteros-: Mi esposa y yo deseamos que cenéis con nosotros y os resguardéis del frío.

-Gracias, pero nosotros no entramos a ninguna casa juntos –contestaron.

-¿Por qué? –preguntó Kichiro.

Uno de los ancianos, señalando a otro de ellos, dijo: “Su nombre es Abundancia”. Luego, señalando a otro, dijo: “Él es Éxito y yo soy Amor. Ahora entra en tu casa y decide con tu esposa cuál de nosotros queréis que entre”.

Kichiro le contó a su esposa lo que le habían dicho.

-Ya que este es el caso, invitemos a Abundancia, y que llene nuestra casa con abundancia –dijo Aika.

-¿Y por qué no invitamos a Éxito? –le respondió el marido.

Y así estuvieron comentando a quién invitar hasta que su pequeña hija, que estaba escuchando, sugirió: “¿No sería mejor invitar a Amor? Nuestra casa se llenaría de amor”.

-Sigamos el consejo de nuestra hija –dijeron los dos al unísono-, así nuestra casa se llenará de amor.

Aika salió al exterior y les preguntó a los tres ancianos: “¿Quién de ustedes es Amor?”. Uno de los ancianos místicos alzó la mano. Aika hizo un gesto indicándole que podía pasar a la casa. Amor se levantó y empezó a caminar hacia la vivienda y segundos después los otros dos lo siguieron. Sorprendida, la señora les preguntó a Abundancia y a Éxito: “¿No dijeron que los tres juntos no podían entrar? Por mí no hay problema, pero… Si solo he invitado a Amor, ¿por qué vienen ustedes también?”.

Abundancia se detuvo y dijo: “Si me hubieras invitado a mí o a Éxito, dos de nosotros habríamos quedado afuera, pero al invitar a Amor a entrar a tu casa venimos todos, porque solo donde hay verdadero amor puede llegar la abundancia y el éxito”.

TE PUEDO AYUDAR A DESARROLLAR TU TIENDA EN LÍNEA O WEB Y REDACTARLA  CON TEXTOS COMERCIALES

 Tu necesitas una propuesta de valor sólida que fortalezca la credibilidad de tu negocio